El cardo escocés

Búsqueda rápida

Búsqueda de destinos

Busca Alojamiento

Habitación
Al reservar alojamiento con cocina incluida por favor selecciona 1 habitación/propiedad para número total de adultos y niños.

Busca Eventos

Fecha de inicio
Fecha de fin

Busca Cosas para hacer

Busca Gastronomía

Journey Planner
  • Mariposa posada en un cardo
    Mariposa posada en un cardo
  • Suelo de mosaico en el vestíbulo de entrada de la iglesia Alloway Kirk, cerca de Ayr
    Suelo de mosaico en el vestíbulo de entrada de la iglesia Alloway Kirk
  • Copa de cristal de Edimburgo, decorada con estampado de cardos
    Copa de cristal de Edimburgo, decorada con estampado de cardos
  • Primer plano de unos cardos con cabezas de color violeta
    Cardos

Junto con el tartán, el cardo es quizá el símbolo más característico de todo lo escocés, pero ¿cómo se convirtió esta bella, a la vez que común, planta en el símbolo nacional de un pueblo con tanto orgullo patrio?

Puede que el cardo sea una planta muy común, pero es el emblema de la nación escocesa. Es rosa o morado, con hojas en forma de púas y constituye, junto con el tartán, el símbolo más característico de todo lo escocés. ¿Pero cómo se ganó el cardo su hueco en el corazón de los escoceses?

Lo cierto es que nadie lo sabe, pero la leyenda afirma que salvó a un destacamento de guerreros escoceses mientras dormían de una emboscada de los nórdicos gracias a que uno de los atacantes lo pisó descalzo. Sus gritos despertaron a los escoceses, que derrotaron a los invasores, y así, el cardo se adoptó como símbolo de Escocia. Por desgracia, no hay documentos históricos que lo demuestren, pero a los escoceses les encantan las buenas historias.

También hay algo de confusión con respecto a qué especie de cardo es el que se considera el símbolo nacional. Se han sugerido varios candidatos, como el cardo negro, el cardo sin tallo, el lechoso, el almizclero y el «melancholy» (cirsium heterophyllum).

El poema de Hugh MacDiarmid A Drunk Man Looks at the Thistle, es una de las obras más famosas creadas por un poeta escocés. En este poema largo y sinuoso en que MacDiarmid contempla el estado de la nación hay variaciones de tono; es, por momentos, misterioso, lírico, serio y cómico. Se trata de una lectura obligada si vas a visitar Escocia.

Abre bien los ojos y verás que el cardo está presente en toda Escocia: en el uniforme del equipo internacional de rugby, en empresas y organizaciones, en equipos de fútbol y como símbolo del cuerpo de policía.

Compartir