El kilt

Búsqueda rápida

Búsqueda de destinos

Busca Alojamiento

Habitación
Al reservar alojamiento con cocina incluida por favor selecciona 1 habitación/propiedad para número total de adultos y niños.

Busca Eventos

Fecha de inicio
Fecha de fin

Busca Cosas para hacer

Busca Gastronomía

Journey Planner
  • Niños vestidos con los tradicionales kilts en el Gathering, en el Parque de Holyrood (Edimburgo)
    Niños vestidos con los tradicionales kilts en el Gathering, en el Parque de Holyrood (Edimburgo)
  • Dos bailarines de las Highlands, vestidos con los tradicionales kilts, en The Gathering, en el Holyrood Park de Edimburgo
    Dos bailarines de las Highlands en The Gathering, en el Holyrood Park de Edimburgo
  • Howie Nicholsby, el diseñador de 21st Century Kilts, en Castlehill (Edimburgo)
    Howie Nicholsby, el diseñador de 21st Century Kilts, en Castlehill (Edimburgo)
  • Primer plano de un kilt tradicional en el desfile del clan en la Royal Mile, en Edimburgo
    Desfile del clan en la Royal Mile, en Edimburgo
  • Una banda de gaiteros en el Campeonato Mundial de Bandas de Gaitas (World Pipe Band Championships) en el parque Glasgow Green
    Una banda de gaiteros en el Campeonato Mundial de Bandas de Gaitas en el parque Glasgow Green

Descubre la historia de esta popular prenda: sus orígenes en las Highlands, su estatus de símbolo de elegancia para la aristocracia y finalmente, los modernos kilts de hoy en día.

El famoso kilt escocés tuvo su origen en las Highlands como una pieza de tela sin confeccionar de 5 metros de largo que se ceñía a la cintura con un cinturón y se conocía en gaélico como féileadh mor, que significa «el gran kilt».

De cintura para abajo, el féileadh mor se parecía a un kilt moderno, mientras que el resto del material que quedaba por encima de la cintura se sujetaba sobre el hombro con un broche. Esta parte superior se podía colocar de diferentes maneras, dependiendo del clima, de la temperatura o de si se necesitaba libertad de movimientos.

Al final del día, el cinturón se podía desabrochar y así el féileadh mor se convertía en una manta para pasar la noche. De hecho, la palabra gaélica «plaid» (tartán) significa «manta».

Con el tiempo, el diseño evolucionó y se fue haciendo más práctico. Así nació en el siglo XVIII la prenda con forma de falda que conocemos hoy en día. Ganó popularidad tras ser la indumentaria elegida por los regimientos de las Highlands que servían con el ejército británico y rápidamente se convirtió en un objeto de deseo al sur de las fronteras escocesas, ya que la aristocracia británica consideraba todo lo escocés como símbolo de elegancia.

A día de hoy, el kilt se lleva en ocasiones especiales, como en bodas, en los Juegos de las Highlands y en ceilidhs tradicionales. Los hombres normalmente llevan el tartán de su clan, que ha pasado de generación en generación y les reafirma en su pertenencia.

Los diseñadores de moda han actualizado el kilt para acercarlo al gran público usando otros motivos (por ejemplo, camuflaje) y otros tejidos (como piel).

En una visita al Tartan Weaving Mill de Edimburgo podrás ver cómo se confecciona un kilt y comprar uno diseñado por la firma 21st Century Kilts y fabricado en exclusiva para ti.

Compartir