Haggis

Búsqueda rápida

Busca Alojamiento

Habitación
Al reservar alojamiento con cocina incluida por favor selecciona 1 habitación/propiedad para número total de adultos y niños.

Busca Eventos

Fecha de inicio
Fecha de fin

Busca Cosas para hacer

Busca Gastronomía

Journey Planner
  • Un menú típico de haggis y whisky
    Un menú típico de haggis y whisky
  • Haggis, neeps and tatties served in the bar of the Failford Inn, east Ayrshire
    Haggis con puré de nabo y puré de patatas en el bar Failford Inn (East Ayrshire)
  • Primer plano de un haggis sobre un lecho de brezo
    Haggis sobre un lecho de brezo
  • Haggis a la venta en William Forsyth & Son - una carnicería tradicional en Dumfries & Galloway
    Haggis a la venta en William Forsyth & Son - una carnicería tradicional en Dumfries & Galloway
  • Un entrante compuesto de haggis, black pudding (un tipo de morcilla) y manzana en el hotel Douglas (Dumfries & Galloway)
    Un entrante compuesto de haggis, black pudding (un tipo de morcilla) y manzana con salsa de whisky, en el hotel Douglas (Dumfries & Galloway)

Al ser el plato nacional escocés, el haggis es el centro de cualquier Cena de Burns tradicional, y desde hace mucho tiempo es uno de los iconos más famosos de Escocia. Sin embargo, el haggis hoy día es popular tanto dentro como fuera de Escocia, y se le considera un plato versátil apto para todas las épocas del año.

¿Qué es el haggis?

Al contrario de lo que puedan pensar algunos, los haggis no se pueden cazar en las montañas, valles o páramos escoceses. El haggis es una especie de salchicha o pudin salado que combina carne con avena, sal y especias. Hace tiempo era considerado un plato de gente pobre, ya que se hacía con sobras, pero hoy día es muy popular y está en los menús de restaurantes de todo el país.

Casi siempre se sirve durante la famosa Cena de Burns, una celebración anual de la vida y la obra del bardo nacional escocés, Robert Burns. En una cena tradicional de Burns se sirven neeps (nabos) pelados en puré, tatties (patatas), haggis y whisky.

Sin embargo, en restaurantes y pubs de toda Escocia se pueden probar versiones modernizadas, como «The Flying Scotsman», que consiste en una pechuga de pollo rellena de haggis, o el «Balmoral Chicken», idéntico pero envuelto en bacon. Y también existe la versión vegetariana, hecha de lentejas y avena.

¿Cuáles son los orígenes del haggis?

El primer documento escrito en el que se le menciona lo escribió el dramaturgo de la Antigua Grecia Aristófanes en el año 423 a. C. El verdadero origen sigue siendo un misterio, aunque se dice que hace miles de años los cazadores mezclaban las asaduras de los animales con cereales para que no se echaran a perder, creando así los primeros haggis. Pero también tiene raíces vikingas, ya que existe una palabra sueca muy similar, «hagga», y la islandesa «hoggva». Ambas palabras significan «picar» o «cortar». Y hoy en día en Escandinavia se pueden encontrar platos parecidos al haggis.

¿Cómo se prepara un haggis?

Hay que cocinarlos a elevadas temperaturas. Para ello, se pueden hervir directamente en su envoltura específica para la cocción o se pueden cocinar en el horno o el microondas, siempre asegurándose de quitar primero los envoltorios y las grapas metálicas.

Este versátil plato no se reduce a las Cenas de Burns, acompañado de neeps y tatties. Puedes probar deliciosos nachos, canapés o lasaña hechos con haggis. En el libro de recetas de Jo Macsween, miembro de una famosa familia productora de haggis, encontrarás 50 deliciosas recetas de este plato con un toque diferente.

Lee más información sobre el libro The Macsween Haggis Bible o visita el sitio web de los Macsween.

Compartir