Consejos de viaje durante el coronavirus (COVID-19). Mantente al día con los últimos cambios en las restricciones y encuentra todo lo que necesitas para planificar tu próximo viaje.

El Blog

8 lugares rurales y remotos para una escapada en Escocia

La Ruta de John Muir, East Lothian

Ven a descubrir el verdadero significado de la palabra “escapada” visitando algunos de los lugares más rurales de Escocia.

Todo el mundo necesita tiempo para desconectar y recargar las pilas. Aprovecha la oportunidad para reconectar con seres queridos en algún lugar, o simplemente con la naturaleza en lugares remotos y salvajes.

Cuando llegue el momento, visita algunas de estas bellezas remotas y te verás recompensado con los lugares más serenos e inexplorados de Escocia.

1. Dumfries y Galloway

La Ruta Southern Upland Way, Portpatrick

La región de Dumfries y Galloway ofrece una escapada de bienestar rural inigualable.

Desde el ciclismo de montaña en el Parque Forestal de Galloway hasta rutas de larga distancia, la ruta Southern Upland Way ofrece un sinfín de oportunidades para sentirte inspirado por la belleza natural del suroeste. Si estás interesado en el paisaje de las Tierras Bajas, visita la Reserva de la Biosfera de Galloway y Southern Ayrshire, respaldada por la UNESCO, que promueve la sostenibilidad en este espectacular entorno.

Alójate en una de las cabañas ecológicas del Lago Ken, en el Centro de Actividades de Galloway. Estas estructuras están diseñadas para funcionar con paneles solares y están hechas con materiales renovables. Cada cabaña cuenta con una bañera de hidromasaje de leña y un kayak, pero no tienen televisión ni Wi-Fi, por lo que son perfectas para una completa desconexión digital.

2. Morvern, Penínsulas de West Highland, Lochaber

El ferry de Corran

Morvern es una espectacular península secreta que se encuentra a una corta distancia en el ferry de Corran, cruzando el Lago Linnhe. Está situada a pocos kilómetros de la bulliciosa ciudad de las Highlands, Fort William, pero te parecerá que te encuentras en otro mundo.

Si te gustan las playas escondidas, las cumbres imponentes y alejarte de las rutas turísticas, estás en el lugar adecuado.

Alójate en la finca Kingairloch. Aquí podrás pasar la noche en edificios tradicionales, como la Antigua Oficina de Correos o la Antigua Escuela. Ambas ofrecen unas vistas impresionantes del lago y de las montañas.

3. La isla de Foula, Shetland 

El pilar marino de Gaada, un arco natural con tres soportes, en Da Ristie en Foula, Shetland

Este lugar es toda una aventura. Se cree que Foula es la isla habitada más remota del Reino Unido, a unos 32 kilómetros al oeste de las Shetland.

El nombre de Foula procede del nórdico antiguo y significa “isla de los pájaros”. En 1937 se rodó aquí el clásico del director Michael Powell, The Edge of the World. Aquí te verás rodeado por algunos de los acantilados más altos de Gran Bretaña, y es muy probable que te encuentres con frailecillos, ponis de las Shetland, focas y alguna que otra oveja de aspecto singular.

Alójate en Ristie self Catering, una acogedora casa de campo situada junto al pilar marino Da Gaada, donde recibirás la típica y cálida bienvenida de las islas, con una deliciosa cena casera preparada por los dueños.

4. Lochgilphead, Argyll y las islas

El Puerto de Crinan, con el Castillo de Dunure como telón de fondo

Nos vamos a centrar de nuevo en la zona oeste del país, y visitaremos la preciosa región de Argyll. El canal de Crinan serpentea a lo largo de 14 kilómetros desde Ardrishaig hasta Crinan, pasando por el antiguo reino de Dalriada. Esta zona está repleta de bosques antiguos, rutas de ciclismo y delicioso marisco.

Sigue la ruta de casi 5 kilómetros que recorre los lagos Collie Bharr y Dubh, para ver si puedes divisar a los castores en el Scottish Beaver Trail (Ruta Escocesa de los Castores). La Reserva Natural de Taynish es otro espectacular paseo por el bosque, en el que tendrás la oportunidad de ver robles centenarios e incluso nutrias. El mágico Kilmartin Glen se encuentra bastante cerca, y es conocido por sus historias y misterios.

Lochgilphead es un pueblo con una larga tradición marinera, y ofrece una amplia variedad de excursiones en barco para divisar la fauna marina, como los tiburones peregrinos, el rorcual aliblanco y delfines.

Alójate en una cabaña en medio del bosque en la finca Kirnan. Aquí no tendrás Wi-Fi, por lo que podrás desconectar de todo y disfrutar de la chimenea de leña, la bañera de hidromasaje y los espectaculares paisajes.

5. Caithness, Highlands 

Duncansby Head, Caithness

Visita el noroeste de Escocia, un rincón que a veces pasa desapercibido para los visitantes, pero que está repleto de paisajes impresionantes.

Sigue la Ruta desde John o’Groats hasta Duncansby Head y disfruta de las vistas de los dos gigantescos pilares marinos. También es un gran lugar para hacer surf (para aquellos que se atrevan a probar las aguas del Mar del Norte), además de ser una zona que alberga mas brochs que ningún otro lugar de Escocia.

Alójate en Caithness View Farm Lodges para experimentar lo que es la vida en el campo. Estas lujosas cabañas se encuentran en una granja familiar y ofrecen relajación y un estilo de vida mucho más sencillo.

6. La isla de Canna, islas Small

Las pequeñas islas de Canna, Eigg, Muck y Rum se encuentran al sur de la isla de Skye. Una gran manera de visitar estas islas es navegando y disfrutando de ellas desde un velero.

Sal desde Oban y navega a la sombra de las montañas Cuillin hacia Canna, donde tu patrón podrá anclar de forma segura. En la isla descubrirás un sinfín de tesoros, como playas desiertas, una geología fascinante, un rico patrimonio y la deliciosa comida local del Café Canna, que elabora su propia cerveza y sirve sabrosos mariscos.

Esta antigua isla se formó a partir de la lava de la vecina isla de Rum, pero hoy en día se autoabastece de energía mediante turbinas eólicas.

Alójate en un velero. Puedes surcar los mares con la compañía de alquiler de barcos Alba Sailing, con base en Oban, o hacer excursiones de un día desde Elgol, en Skye.

7. Scottish Borders

La Torre de Smailholm, cerca de Kelso

A continuación, viajaremos al sureste. Los Scottish Borders ofrecen todo lo que necesitas para una escapada de completa desconexión: fauna, castillos y alguna que otra aventura. Los paisajes no son sólo para admirar desde lejos, ¿verdad?

Haz una excursión por la naturaleza con Wild Eskdale e intenta divisar a la escurridiza pareja de águilas reales, o aventúrate por los senderos del bosque de Newcastleton para hacer ciclismo de montaña. Añade un toque de historia y visita el Castillo de Fatlips, el Castillo de Hermitage y la Torre de Smailholm, y termina el día haciendo una visita guiada de una de las destilerías de los Borders.

Alójate en el escarpado Singdean, una cabaña situada en un área remota equipada con una bañera de hidromasaje privada al aire libre. Te sentirás transportado a un chalet en las montañas. Disfruta de las magníficas vistas de los paisajes de los Borders.

8. La isla de Jura, Argyll y las Islas 

En la isla de Jura hay más ciervos que personas, así que, si esto es de interés, no dudes en visitar la vecina isla de Islay para sumergirte en la naturaleza escocesa. Aquí es donde George Orwell se refugió para escribir su libro en 1984.

Pasa la noche en el Hotel Jura, en el tranquilo pueblo de Craighouse. El hotel se encuentra a escasos metros de la destilería de Jura y alberga el único pub de la isla. Disfruta de las increíbles vistas y de una cervecería al aire libre durante el verano con vistas al mar.

¿Hora de escapar de todo? Aquí tienes otros artículos que podrían gustarte:

 

Comentarios