El Parque Nacional de Loch Lomond y los Trossachs está tan solo a una hora de Glasgow y a dos horas de Edimburgo, pero con sus excepcionales paisajes y su  cautivadora fauna le parecerá que está en otro mundo.

Las famosas «bellas, bellas orillas» de Loch Lomond están recubiertas con una excelente oferta de hoteles y proporcionan la base perfecta para explorar el espectacular paisaje.

Puede quedarse en:

  • Habitaciones de decoración clásica en cómodos hoteles con vistas al lago.
  • Hoteles de paredes encaladas con vistas panorámicas.
  • Encantadoras habitaciones de un refugio campestre del siglo XVIII.
  • Hoteles lujosos y elegantes con suntuosas habitaciones decoradas al estilo escocés y restaurante de exquisita gastronomía.
  • Imponentes hoteles en casas señoriales con campos de golf privados y otras muchos servicios.

Tanto si quiere recorrer la ruta del West Highland Way, escalar el Ben Lomond o simplemente escapar del trepidante ritmo de la vida moderna, si combina su visita a Loch Lomond con una estancia en uno de sus increíbles hoteles ¡obtendrá la  fórmula para una experiencia que nunca olvidará!