Escocia cuenta con tantas islas que es difícil saber por dónde empezar. Puede resultar  abrumador decidirse entre todas las actividades increíbles que puede realizar en ellas, pero afortunadamente estamos aquí para ayudarle. Hemos aunado esfuerzos para mostrarle lo variado que puede resultar un viaje de isla en isla y para que de un solo vistazo descubra qué le da fama a cada archipiélago, así como las experiencias únicas de las que puede disfrutar aquí.

Argyll

Tobermory
Tobermory, isla de Mull

Famosas por:

Las islas de Argyll en la costa occidental de Escocia forman un grupo variopinto. Con 25 islas habitadas entre las que se encuentran Jura con sus cumbres, Tiree con los extensos arenales de sus playas y Mull con el bullicioso puerto pesquero de Tobermory, cada isla tiene una topografía que la hace única. Una estupenda forma de sacar el mayor partido a su viaje consiste en viajar de isla en isla, de modo que un día podría estar intentando avistar focas en la costa de Kerrera, y otro día podría estar saboreando un excelente whisky puro de malta en una destilería en la isla de Islay.

Un lugar perfecto para:

Vista del foso y el muro exterior de las ruinas del Castillo de Rothesay.
Castillo de Rothesay, isla de Bute

1. Descubrir arquitectura histórica

Las islas albergan algunas de las ruinas históricas más impresionantes de Escocia, y el Castillo de Rothesay en la isla de Bute, un magnífico  ejemplo de ello. La gran muralla circular de piedra arenisca da muestras de la impenetrable fortaleza que fue en su día, aunque no fuera lo suficientemente fuerte como para impedir que reyes nórdicos lo conquistasen no solo en 1230, sino también en 1263.

Se puede llegar a Bute en tren y ferry en menos de dos horas desde Glasgow, y hay ferries desde Bute a las otras islas pasando por la región principal de Argyll.

2. Senderismo

¿Le apetece un reto? Aunque los tres picos de Rum Cuillin on la isla de Rum no sean tan altos como los famosos Munros de Escocia, también ofrecen la oportunidad de un estimulante paseo, de disfrutar de unas vistas espectaculares y de un satisfactorio sentimiento de logro. Comenzando desde el Castillo de Kinloch, los senderistas más experimentados pueden cruzar esta cadena de montañas en un día, que incluye un ascenso algo complicado y vistas espectaculares de las islas de Eigg y Skye. Si esto le parece un poco difícil, la isla ofrece otras impresionantes rutas a pie de menor dificultad.

Hébridas Exteriores

Calanais Standing Stones
Menhires de Calanais, Lewis

Famosas por:

Las Hébridas Exteriores, una tierra virgen en el extremo occidental de Escocia, a orillas del Océano Atlántico, son el lugar ideal para la reflexión y para  disfrutar de agrestes paisajes y de una inusual visión de la vida tradicional en las islas de Escocia. Aquí podrá observar la naturaleza, relajarse en playas maravillosamente desiertas y respirar aire puro… ¿hemos mencionado que es también ideal para los deportes de aventura? Es un paraíso para la práctica de piragüismo, windsurf, senderismo y ciclismo. Además cuenta con una gran cantidad de lugares históricos que explorar, como por ejemplo los menhires de Calanais. Los productos frescos del mar y de la tierra asimismo un delicioso aliciente.

Un lugar perfecto para:

Liniclate beach
Playa de Liniclate, Benbecula

1. Ciclismo de larga distancia

Imagine, usted, su bici y la carretera despejada del Hebridean Way, una ruta de 297 km (185 millas) que atraviesa 10 impresionantes islas de las Hébridas exteriores. Vea los lugares históricos y las hermosas playas de las islas mientras pedalea de Vatersay a Harris. Esta ruta, que sigue la Ruta Nacional de Ciclismo 780, pronto se verá complementada por una ruta de senderismo oficial para que los que prefieren ir a pie en lugar de sobre ruedas no se pierdan este emocionante viaje.

2. Observar aves

Balranald, en la isla de North Uist, es un lugar excepcional para observar aves, así como la naturaleza y  la bella fauna de la isla. Preste atención a las avefrías y los trigueros mientras camina por las playas, las marismas y las dunas. En primavera, todo tipo de aves migratorias cruzan Balranald y en otoño la reserva da la bienvenida a las barnaclas cariblancas de Groenlandia que buscan resguardarse del frío ártico.

Se puede llegar a North Uist en ferry desde Uig, en la Isla de Skye, o siguiendo la calzada de Berneray en las Hébridas Exteriores.

Shetland

Gaada Stack - Farallón natural con arco de tres columnas.
Farallón de Gaada Stack, Da Ristie, Foula

Famosas por:

Shetland, la cadena de islas más septentrional de Escocia, parece salida de otro mundo. Es célebre por su rico legado escandinavo, maravillas históricas como el asentamiento prehistórico de Jarlshof e impresionantes paisajes, aunque también cuenta con un acervo cultural propio que la hace única.

Los eventos más destacados según la temporada incluyen los acantilados de la Reserva Natural Nacional de Hermaness, que cobran vida en primavera y verano con miles de aves marinas y el fenómeno natural de la  aurora boreal, que se puede admirar en invierno. También están los muchos festivales que salpican el calendario, desde el Fiddle Frenzy en agosto a la Semana de la Lana de Shetland en octubre, sin olvidarnos, por supuesto, de las famosas celebraciones del fuego Up Helly Aa en enero.

Dos nutrias juguetean entre las algas en la orilla.
Isle of Yell. © Neil McIntyre

Un lugar perfecto para:

1. Observar nutrias

No cabe duda de que estas pequeñas criaturas son monísimas y de que quedan muy bien en las fotos, ¡pero claro, primero hay que encontrarlas! Afortunadamente, en la isla de Yell, la mayor de las islas del norte de Shetland, hay muchas posibilidades de avistar nutrias. De hecho, está considerada como uno de los mejores lugares de Europa para verlas. A la nutria europea de río le encanta la suave ribera de turba de Yell, donde se las puede ver frecuentemente a la caza de su próxima comida. Preste atención si desea ver también focas y marsopas en las costas de la isla.

Se puede llegar a Yell en el ferry que hace el recorrido desde Toft, en la isla de Mainland (Shetland), hasta Ulsta en tan solo veinte minutos.

2. Tejidos de punto con diseño Fair Isle

Tejidos de punto con diseño Fair Isle

Shetland cuenta con una rica tradición en la fabricación de tejidos, y no es solo algo que haya quedado en el pasado. ¿Qué le parece acercarse a la mismísima isla que ha dado nombre al distintivo diseño de punto Fair Isle y ver si puede imitarlo? También puede simplemente observar a los artesanos mientras trabajan en estos complicados diseños. Fair Isle es una pequeña isla a medio camino entre las Orcadas y las Shetland, y tiene una cultura propia que la hace única y que atrae tanto a aficionados a la ornitología como a espíritus creativos. Es un lugar lleno de inspiración, con impresionantes acantilados y una flora extraordinaria. 

Se puede llegar a Fair Isle en ferry desde Grutness Pier, en el extremo sur de Shetland o, durante los meses de verano, una vez cada dos semanas desde Lerwick. También es posible acceder a la isla en avión.

Orcadas

Pináculo de roca junto a los acantilados de Hoy.
Old Man of Hoy, Isla de Hoy

Famosas por:

Las Orcadas son tan distintivas como el melodioso acento de sus habitantes, y es posible que, una vez que llegue, se adapte tan fácilmente al relajado ritmo de vida de la isla que ya no desee regresar a casa. Hay tantos lugares históricos en el camino, que un viaje a las Orcadas podría girar exclusivamente en torno a antiguos túmulos como el de Maeshowe, impresionantes menhires como los del Anillo de Brodgar, y los restos de antiguos brochs y viviendas tradicionales como el laberinto que es la cercana Skara Brae.

Pero si prefiere playas de arena blanca, imponentes farallones y una costa interminable, este archipiélago también tiene mucho que ofrecer.

Un lugar perfecto para:

Churchill Barrier No 3 - Dos submarinistas se preparan para sumergirse en cristalinas aguas.
Barrera de Churchill número 3, islas Orcadas

1. Bucear

El archipiélago de las Orcadas está formado por más de 70 islas, lo que significa que hay cientos de kilómetros de litoral esperando a que los explore. Las Orcadas fueron fondeadero naval durante ambas guerras mundiales y bajo sus aguas se oculta un buen número de fascinantes barcos hundidos. En las Barreras de Churchill los barcos eran hundidos deliberadamente para evitar que las naves enemigas entrasen a Scapa Flow, entre la isla de Mainland (Orcadas) y South Ronaldsay. Las aguas, increíblemente claras, proporcionan las mejores condiciones para buceadores principiantes, y en la isla se pueden realizar numerosos cursos de buceo, excursiones en barco e inmersiones guiadas para todos los niveles de habilidad.

2. Descubrir la historia de la época de la guerra

La isla de Hoy, al sudoeste de la isla de Mainland, en las Orcadas, es sobre todo conocida por su "viejo", el Old Man of Hoy, un farallón de 137 m (450 pies) de altura, pero ¿sabía que alberga también el Museo y Centro de Visitantes de Scapa Flow? Este museo gratuito, abierto desde marzo hasta octubre, está situado en una antigua estación de bombeo de petróleo en la base naval de Lyness, y documenta el importante papel que desempeñó para la flota británica a lo largo de su historia, así como su función durante las dos guerras mundiales. Siga la Ruta de la Guerra en Lyness para llegar a otros lugares utilizados durante el conflicto bélico.