Los más de 30 000 lagos de Escocia, conocidos en estas islas como «lochs» (o «lochans» si son pequeños), son una centelleante característica del paisaje escocés.

Algunos, como el Lago Ness y el Lago Lomond, son enormes. Otros, como los lagos de Drunkie y Gamhna, son pequeños. Y otros, como Loch Morar y Lochan a' Chlaidheimh, están llenos de misterio. Todos te esperan para que descubras que son ideales para practicar deportes acuáticos, pasear por la orilla, observar la vida silvestre, pescar y mucho más.

Si estás visitando el centro de Escocia, ¿por qué no exploras algunos de los «lochs» cercanos a Edimburgo y Glasgow?