Una auténtica boda de cuento no estaría completa sin un castillo, la guinda del pastel. En Escocia hay una variedad increíble de castillos impresionantes en los que puede celebrar su boda, con propuestas para celebraciones de todos los tamaños.

Tanto si desea cumplir un sueño de la infancia, sentir que forma parte de cientos de años de historia o, simplemente, disfrutar de un bonito entorno en su gran día, encontrará el castillo perfecto para usted en Escocia.

Escoja su castillo de cuento

Si todavía no se ha planteado en qué tipo de castillo le gustaría casarse o en la ubicación, ¡tiene mucho en lo pensar!

¿Sabía que puede dar el «sí, quiero» en el Castillo de Edimburgo, una fortaleza histórica en pleno corazón de la capital de Escocia? O quizás opte por casarse en un majestuoso castillo señorial, en el ambiente romántico de un valle apartado. Si lo prefiere, imagínese recorriendo un camino sinuoso flanqueado por árboles en un coche clásico, con sus invitados esperando impacientes su llegada en una casa-torre del siglo XV ubicada sobre un acantilado.

Personalice su día

En algunos castillos es posible celebrar todos los festejos de su gran día. Podrá decir sus votos matrimoniales en un lujoso salón, disfrutar de una copa de champán en el patio o en un jardín ornamental y bailar toda la noche bajo las lámparas de araña de un majestuoso salón de baile. Y cuando la celebración termine, usted y su pareja podrán sentirse como reyes retirándose a su dormitorio en una torreta, equipado con una cama con dosel.

Si prefiere casarse en otro lugar antes de dirigirse a su propio castillo majestuoso para el banquete, hay muchos castillos que ofrecen la posibilidad de celebrar únicamente el banquete. Asimismo, muchas parejas optan por una opción cada vez más popular: celebrar el banquete en una bonita carpa nupcial decorada a su gusto en los jardines del castillo.

Fotos impresionantes para el recuerdo

El exterior, los jardines y los terrenos del castillo serán un exquisito telón de fondo para sus fotos de boda, independientemente de la época del año. Piense en campanillas de invierno y jacintos de los bosques en flor a finales del invierno y principios de la primavera, explosiones de color en los meses de verano, una rica composición de dorados, naranjas y rojos en otoño y un entorno maravilloso propio de Narnia en invierno.