Consejos de viaje durante el coronavirus (COVID-19). Mantente al día con los últimos cambios en las restricciones y encuentra todo lo que necesitas para planificar tu próximo viaje.

El Blog

20 lugares increíbles relacionados con Sir Walter Scott

En cada rincón de Escocia puedes encontrar atracciones relacionadas con Sir Walter Scott. Desde enormes casas de campo hasta monumentos en las ciudades, este famoso escritor escocés dejó un impresionante legado. En el año de su 250° aniversario, visitaremos algunos de los lugares, famosos y no tan famosos, relacionados con él y las historias detrás de ellos.

Obtén más información sobre Scott 250  y una serie de eventos especiales que se celebrarán este año.

Quién era Sir Walter Scott?

Sir Walter Scott nació en Edimburgo en 1771. Estudió en la escuela y la universidad de la ciudad y se convirtió en abogado antes de comenzar su célebre carrera como escritor. Scott era un hombre de humor, calidez e inteligencia, pero no exento de cualidades trágicas en su carácter. Gran parte de las obras de ficción de Scott se inspiró en la vida y la historia de Escocia. No es de extrañar que muchos de los lugares del país estén relacionados con él y su obra.

Scott fue una persona muy productiva, a pesar de las numerosas tragedias personales en su vida. Cuando era pequeño, contrajo polio (también conocida como parálisis infantil), a los veinte años tuvo mala suerte en el amor, y a los cincuenta vivió la ruina financiera. Aun así, quienes le conocieron admiraron su calidez y compasión.

Su primera obra original, The Lay of The Last Minstrel, trajo fama y fortuna como poeta a principios del siglo XIX. Pero fue su paso a la ficción, especialmente a la histórica, lo que le consolidó como uno de los grandes escritores de su época. En 1814, publicó la obra Waverley de forma anónima, un romance histórico que exploraba los conflictos religiosos y políticos del levantamiento jacobita de 1745. El libro fue todo un éxito internacional. Mucha gente adivinó que Scott era el autor de la obra, pero no fue hasta 1827 que reveló que él era el escritor.

A continuación, puedes ver algunos de los lugares asociados con la vida y obra de Scott. De todos modos, es justo decir que puedes encontrar rastros de su influencia en la mayor parte de Escocia.

1. Abbotsford

Situada a orillas del río Tweed, en los Scottish Borders, Abbotsford es una de las mansiones más famosas del mundo. La famosa casa de Sir Walter Scott, está situada en una finca de 566 hectáreas, y está repleta de arte, curiosidades y libros que reflejan la mente, el entusiasmo y preocupaciones del hombre que la construyó. Como Allan Massie dice en The Ragged Lion, “no creo que nadie pueda llegar a entender a Scott sin antes conocer Abbotsford.”

20 de marzo de 2021 – Narraciones en Abbotsford

2. La Torre de Smailholm 

Cuando Scott contrajo polio, fue enviado a la Torre de Smailholm en los Scottish Borders por el bien de su salud. Smailholm es una casa señorial del siglo XV situada en un dramático peñasco que aún puede visitarse hoy en día. Fue aquí, en los Borders, donde su abuela y tía le contaron historias de la campiña, incluyendo las “Baladas de los Borders” y que inspiraron algunas de sus obras. La torre y las historias de sus tierras ancestrales tuvieron un gran efecto en su imaginación.

20 de marzo de 2021 – Lanzamiento del evento Walter Scott 250

3. La Sala de Justicia de Sir Walter Scott

Convertida ahora en museo, la Sala de Justicia de Sir Walter Scott en Selkirk, ofrece un vínculo directo con esta gran figura. En este edificio, Scott ejerció como Sheriff de Selkirkshire, impartiendo justicia durante casi 30 años hasta su muerte en 1832. El edificio data de 1804 y cuenta con una aguja de 30 metros de altura junto a una impresionante estatua dedicada al propio Scott.

4. Scott’s View

Este impresionante mirador ofrece unas vistas espectaculares de las colinas Eildon, y era uno de los lugares favoritos de Scott para meditar. ¿Quién sabe cuántas ideas se le ocurrieron mientras contemplaba los preciosos paisajes de los Borders escoceses? Se puede llegar a Scott’s View en coche por la carretera de St Boswells a Kelso, desviándose hacia la Abadía de Dryburgh.

5. La Abadía deDryburgh 

Este lugar verdaderamente romántico es el último hogar de Sir Walter Scott. Es el lugar apropiado para un escritor de romances heroicos. La tumba en sí se encuentra en el transepto norte de la abadía. Fundada en 1150, la Abadía de Dryburgh está en ruinas, pero su ambiente tranquilo y arquitectura gótica hacen que sea un lugar muy especial.

25 de marzo de 2021 – Sir Walter Scott, pasado, presente y futuro.

6. El Castillo de Edimburgo 

Los Honores de Escocia, también conocidos informalmente como las Joyas de la Corona Escocesa, se encuentran en el Castillo de Edimburgo y son uno de los aspectos más destacados de la visita a este emblemático edificio. En 1818, los honores habían desaparecido durante más de 100 años. Sir Walter Scott era un entusiasta de la historia de Escocia, y estaba seguro de que estaban escondidos en alguna parte del castillo. Scott presionó al Príncipe Regente para que los buscaran y finalmente se encontraron en una cámara sellada del castillo.

7. El Monumento a Scott 

Cuando Sir Walter Scott falleció en 1832, la élite de la ciudad se reunió para acordar un monumento emblemático que le representara. En 1836, se convocó un concurso de arquitectura para diseñar el monumento en cuestión. Dos años más tarde, los miembros del comité aprobaron el diseño presentado por George Meikle Kemp y su construcción comenzó en 1840. El diseño de Kemp incluía 64 figuras que representaban varios personajes de las novelas del escritor. Con 60 metros de altura, el monumento a Scott es el más alto del mundo dedicado a un escritor.

29 de marzo de 2021 – Walter Scott: el hombre tras el monumento

8. El Museo de los Escritores 

El Museo de los Escritores de Edimburgo celebra la vida de tres gigantes de la literatura escocesa: Sir Walter Scott, Robert Burns y Robert Louis Stevenson. El museo alberga la imprenta en la que se imprimieron las primeras novelas de Waverley de Scott. En el exterior, talladas en las losas de Makar’s Court, puedes ver las palabras de otros conocidos escritores escoceses.

9. La Estación Waverley de Edimburgo

La estación Waverley de Edimburgo es la principal estación de trenes de la ciudad y el punto de llegada de muchas personas a la misma. Se encuentra enclavada entre el casco antiguo y la Ciudad Nueva, y es la única estación del mundo que lleva el nombre de una novela, en este caso la de Scott, Waverley. También es el punto de partida para realizar excursiones de un día desde Edimburgo

10. El Lago Katrine 

La belleza del Lago Katrine ha inspirado durante años a figuras literarias, como Sir Walter Scott, que comenzó a escribir su famoso poema Lady of the Lake (La Dama del Lago) en 1810 después de visitarlo. También inspiró a los poetas románticos Samuel Taylor Coleridge y William Wordsworth. El barco de vapor que lleva el nombre de Scott, inaugurado en 1899, aún hace cruceros por el lago desde el muelle de los Trossachs.

11. El país de Rob Roy 

Los paisajes que rodean el Lago Katrine, incluyendo Balquhidder y Callander, fueron el hogar del famoso héroe folclórico Rob Roy MacGregor. A veces conocido como el Robin Hood del norte, se cree que esta condición de héroe se debe a la descripción de Scott en su novela Rob Roy. Se dice que Rob Roy se refugió en una cueva cercana al Lago Lomond durante sus años de robo de ganado y que su tumba se encuentra junto a la antigua iglesia parroquial victoriana de Balquhidder.

12. El Castillo de Crichton 

Las ruinas del Castillo de Crichton son espectaculares. Se trata de los restos de una casa-torreón de principios del siglo XV que fue transformada con el paso de los siglos. El castillo aparece en la obra de Sir Walter Scott, Marmion, y fue pintado por JMW Turner en 1818. Antes de esto, los restos se habían olvidado por completo hasta que los escritos de Scott reavivaron el interés.

13. El Castillo de Tantallon

El Castillo de Tantallon es otro dramático y pintoresco castillo escocés que aparece en el poema de Scott, Marmion. Además del paisaje dramático del castillo, a Scott le interesaba su turbulenta historia. El castillo ha sido testigo de conflictos militares a lo largo de los siglos, y aparece una y otra vez en los libros de historia de Escocia.

 

14. La Capilla de Rosslyn 

Puede que conozcas la Capilla de Rosslyn por El Código Da Vinci de Dan Brown. Sin embargo, fue la balada de Walter Scott, The Lay of the Last Minstrel, sobre una disputa fronteriza del siglo XVI lo que hizo que la capilla captase la atención del público y se convirtiese en una popular atracción para los visitantes. Edgar Johnson, el biógrafo de Scott, escribió lo siguiente: “nada en toda la historia de la poesía británica puede compararse con el éxito de The Lay of the Last Minstrel.”

15. Las cataratas de Clyde 

Esta espectacular parte de Escocia tuvo un efecto no sólo en Walter Scott, sino también en otros poetas románticos como Wordsworth y Coleridge. Juntos visitaron este emblemático lugar de South Lanarkshire y se inspiraron para escribir poesía. El Centro de Visitantes de las Cataratas de Clyde cuenta con exposiciones sobre las cataratas, los bosques y la fauna de la zona, incluyendo una exposición única sobre los murciélagos.

16. El Castillo de Doune 

Este castillo de Stirlingshire es una fortaleza imponente. Durante el levantamiento jacobita de 1745, el Castillo de Doune fue utilizado como prisión para los jacobitas. En la novela de Scott, Waverley, el protagonista Edward Waverley es llevado allí por los jacobitas. Scott describe el lugar como un “edificio lúgubre pero pintoresco” rodeado por “torreones medio destruidos”. El castillo también fue utilizado como uno de los lugares de rodaje de las series Juego de Tronos y Outlander.

17. Perth

La Bella Dama de Perth fue publicada por Scott en 1828 y tuvo un gran éxito. La novela está ambientada en Perth (conocida entonces como Saint John’s Toun) y narra la extraña historia de la batalla de North Inch. En esta batalla participaron 30 hombres elegidos entre dos clanes para luchar frente a los espectadores en 1396. En la zona este de la ciudad de Perth hay una estatua de La Bella Dama de Perth.

18. La isla de Skye

En 1814, Sir Walter Scott visitó los Cuillins y Loch Coruisk en Skye, la isla que le inspiró para escribir más poesía. La temática de Scott en esta ocasión era el rey Robert Bruce, su exilio y su triunfo en la batalla de Bannockburn. El poema recibió el nombre de El Señor de las Islas. Este poema, repleto de paisajes y acción, no tuvo el mismo éxito que sus obras anteriores, aunque fue un momento muy importante en la carrera de Scott como escritor de ficción.

19. Staffa y la gruta de Fingal 

Durante su viaje a las islas de la costa oeste de Escocia, Scott visitó Staffa y la gruta de Fingal, que también aparece en El Señor de las Islas. El poema fue compuesto a un ritmo rápido con los paisajes de las islas aún frescos en su mente. La deshabitada isla de Staffa alberga la famosa gruta de Fingal.

20. Las Orcadas y las Shetland 

Scott también viajó al norte de Escocia, un viaje bastante largo por aquel entonces, hasta llegar a las islas Orcadas y las Shetland. Los círculos de piedra y la arquitectura típica de estas islas septentrionales fueron parte de la creación de su novela de 1821, El pirata. Esta se basó en la vida de John Gow, un famoso pirata escocés.

Para más información sobre la literatura escocesa, echa un vistazo a nuestro libro electrónico sobre escoceses famosos. También puedes encontrar otras buenas recomendaciones en nuestra página dedicada a la literatura en Escocia. Sigue a @walterscott250 en Facebook y Twitter y utiliza el hashtag #WalterScott250 para compartir todo lo relacionado con Walter Scott.

 

Comentarios