El Blog

Bienvenido a la Ruta Panorámica de las Carreteras de Nieve

Vista desde la instalación «Connecting Contours» de Daniel Smith y Philip Zoechbauer, en la sección Devil’s Elbow, Spittal of Glenshee

Con una extensión de 90 millas (145 km) que comprende picos coronados de nieve, escarpados valles, aventuras al aire libre, ciclismo de montaña y deliciosa comida y bebidas, la Ruta Panorámica de las Carreteras de Nieve destila los mejores elementos del Parque Nacional de Cairngorms. La ruta, que recorre la vertiente oriental de estos magníficos paisajes, debe su nombre a la carretera pública de mayor altura de Gran Bretaña, y goza de los panoramas más espectaculares de las Highlands que es posible imaginar. Es también una ruta que invita a disfrutar sin prisas de las atracciones, vistas y valles cercanos.

Así que, si buscas una alternativa más relajada a otras rutas cada vez más concurridas, como la North Coast 500, comienza a prepararte. Aquí tienes una pequeña muestra de lo que te espera en uno de los secretos mejor guardados del arsenal de viajes por carretera en Escocia.

1. Dramáticos paisajes y mucho más.

En su categoría del parque nacional de mayor tamaño de Gran Bretaña, con alrededor de 4275 km cuadrados, «dramático» no llega ni por asomo a trasmitir la enorme majestuosidad y envergadura de este espacio que se extiende de los Highlands escoceses a Aberdeenshire. Afortunadamente, si optas por hacerlo así, las Carreteras de Nieve te dan la oportunidad de apreciar la grandiosidad de la naturaleza de este lugar en tan solo una tarde. Una ruta de 90 millas (145 km) de longitud, puede parecer relativamente corta comparada con las otras rutas que atraviesan Escocia, pero consigue abarcar un impresionante número de actividades y lugares que visitar.

Hay destilerías de whisky, entre ellas Balmenach y Royal Lochnagar; castillos de cuento de hadas como Corgarff o Balmoral, la residencia privada de Su Majestad, e incluso centros de deportes de invierno como la Estación de esquí Glenshee Ski Centre y The Lecht. Desde plácidos paseos que conducen a las inquietantes ruinas del Well of Lecht hasta los miles de senderos a pie que parten del Centro de Visitantes de Burn O’ Vat, las Carreteras de Nieve ofrecen amplias opciones para aquellos que prefieren desviarse un poco a explorar durante sus viajes.

La carretera de Corgarf a Crathie en el Parque Nacional de Cairngorms

2. Cielos sobrecogedores

El famoso clima escocés puede ofrecernos su versión más mudable en las Highlands (Tierras Altas). Es un hecho especialmente cierto en la ruta que las Carreteras de Nieve alcanza una vertiginosa altura de 670 m (2199 pies) en el puerto de montaña de Cairnwell Pass. En ocasiones de una tonalidad azul celeste y con un sol radiante cuyos rayos se reflejan sobre la nieve de las cimas montañosas, y en otras cubierto de taciturnas formaciones nubosas, el cielo es, sea cual sea la época del año, el protagonista de esta parte de las Cairngorms. Incluso en días lluviosos, las Carreteras de Nieve consiguen sorprender, con súbitos y coloridos arcoíris que surgen en los lugares más inesperados y evocadoras neblinas que envuelven el paisaje.

«Still»  de Angus Ritchie near Tomintoul. El primero de los tres miradores diseñados especialmente para la ruta

3. Impresionantes instalaciones artísticas y vistas estelares

Impactantes y evocadores, los apartaderos distribuidos a lo largo de la Ruta Panorámica de las Carreteras de Nieve difieren mucho de lo que normalmente esperarías encontrar. Diseñados por renombrados arquitectos, estos miradores de construcción humana funcionan también como esculturas al aire libre que, fundiéndose perfectamente en el entorno, enmarcan al mismo tiempo con delicadeza los amplios valles y las lejanas montañas. Su silueta recortada sobre el fondo de un espectacular paisaje natural es realmente una visión excepcional. El primero es Still (arriba) de Angus Ritchie. Aparca, sal del coche y siéntete uno con la naturaleza.

«The Watchers» de John Kennedy en Corgarff. Las sillas tienen una altura de 2,2 metros y el asiento está fabricado a mano en alerce escocés.

4. Siéntate a relajarte

Como ya hemos explicado, las Carreteras de Nieve ofrecen la oportunidad de un viaje en automóvil relativamente compacto que puede realizarse fácilmente en un día. Es también único en cuanto que ofrece a los visitantes espacios en los que sentarse a gusto y sumergirse plenamente en el esplendor del entorno. Dos de las instalaciones viales The Watchers de John Kennedy (arriba) y Connecting Contours de Daniel Smith y Philip Zoechbauer, incorporan asientos donde puedes descansar del volante y respirar el revitalizante aire de la montaña.

El río Dee visto desde el Puente Real en Ballater

5. No tengas prisa

A pesar de sus casi 145 km de longitud, las Carreteras de Nieve no son una ruta para hacer a toda velocidad. Son frecuentes las subidas empinadas, las cuestas sin visibilidad, las curvas y recodos muy cerrados y las carreteras de un solo carril, por lo que es importante que reduzcas la velocidad y conduzcas con especial cuidado. Déjate llevar en cambio por un ritmo pausado. Goza de las extraordinarias vistas sin apresurarte y deja suficiente tiempo para explorar las numerosas atracciones a lo largo de la ruta. Puedes incluso ampliar tu viaje un día o dos y salir a explorar de verdad este rincón menos conocido del Parque Nacional de Cairngorms.

Poste de foto panorámica junto a «Connecting Contours», en Devils Elbow, Glenshee

6. Miradores ideales para usuarios de Instagram

En las Carreteras de la Nieve, prácticamente mires donde mires revelará una imagen digna de postal. Pero todos sabemos que no hay mejor forma de compartir aventuras por carretera que con una foto perfectamente captada en tu teléfono. Construida con todos los «instagrameros» compulsivos en mente, la tercera y última instalación Connecting Contours, al igual que el resto de los miradores, cuenta con un poste perfectamente situado donde puedes colocar u cámara como un experto o cualquier otro dispositivo y sacar una foto de las que provocan la envidia desde el famoso y temible «Devil’s Elbow» (Codo del diablo) con vistas del valle de Glenshee. No te olvides de incluir el hashtag #snowroads. La ruta cuenta también con su propia aplicación que añade una dimensión extra a la experiencia de las Carreteras de Nieve.

El puente sobre Clunie Water en Braemar

7. Animadas localidades

Durante el recorrido, no faltan encantadores pueblecitos y ciudades para visitar que destilan esencia de las Highlands (Tierras Altas). La ruta, que empieza en Blairgowrie y termina en Grantown-on-Spey, pasa por Tomintoul para después adentrarse en el corazón de Royal Deeside, y tocar  Braemar, Balmoral y Ballater en su recorrido. Pasea por estas comunidades de elegante planificación urbana que se remonta a las épocas victoriana y georgiana y llenas de tiendas independientes, pubs y restaurantes, así como lugares históricos. Ballater y Braemar están saturadas de conexiones con la realeza. Echa un vistazo a las muchas tiendas de estas dos localidades que ostentan con orgullo la garantía real (Royal Warrants) que las identifica como proveedores de la Reina, o visita Crathie Kirk, la iglesia donde la Familia Real ha asistido a servicios religiosos durante generaciones.

La vista desde The Lecht, en la carretera desde Tomintoul a Braemar en el Parque Nacional de Cairngorms

8. Rutas agrestes

Las Carreteras de Nieve ofrecen acceso a muchas y excelentes rutas de senderismo que recorren el resto del parque. Tomintoul, por ejemplo, es una base ideal si quieres visitar la Finca de Glenlivet, con más de 160 km de senderos para andar o montar en bicicleta. Por otra parte, los senderistas más avezados pueden partir de Braemar y explorar el escarpado camino de pastoreo que atraviesa el paso de montaña Lairig Ghru hacia Glenmore y Speyside. El punto de partida de la Ruta Panorámica de las Carreteras de Nieve es también el punto inicial y final de la Ruta Cateran, un sendero circular señalizado de poco más de 100 km que serpentea por las montañas que encierran el valle de Glenshee, en el extremo sur del parque.

Descubre otras rutas de senderismo que puedes recorrer desde las Carreteras de Nieve.

Motociclistas en el Spittal of Glenshee

9. Desafiantes rutas de ciclismo

Aunque no es una ruta para los poco resistentes —esta carretera pública, la de mayor altura de Gran Bretaña, con largas secciones de subidas casi constantes, pondría a prueba incluso a los ciclistas más infatigables— las Carreteras de Nieve encierran enormes recompensas para los ciclistas. El tramo desde Cockbridge a la estación de esquí de The Lecht, por ejemplo, puede constituir una dura subida, pero las vistas desde la cima no tienen comparacion a las otras rutas de ciclismo de Gran Bretaña. Luego están las secciones de la Ruta de Deeside, que puedes tomar desde Ballater y que sigue el trazado original de la Antigua línea de ferrocarril de Royal Deeside hasta Aberdeen. O también puedes explorar más allá y recorrer el ramal de 24 km de la Ruta de Speyside, que sale de Tomintoul y se adentra en Morayshire y la cordillera de las Grampians.

Echa un vistazo a otras de las rutas para coche y viajes por carretera de Escocia y dirígete a iKnow Community para más información y consejos.

Comments

Política de cookies

VisitScotland usa cookies para mejorar tu experiencia en nuestra página web. Si usas nuestra página web, aceptas nuestro uso de las cookies. Para más información, lee nuestra declaración de privacidad y cookies.