El invierno no tiene por qué ser oscuro y frío ¡y en Escocia no lo es! Imagínese los árboles resplandecientes con el brillo de guirnaldas de pequeñas luces destelleantes, pistas de hielo al descubierto con bellos edificios iluminados como telón de fondo, mercadillos navideños abarrotados de gente y el aroma del mulled wine, el ponche típico navideño de vino caliente con especias. No es difícil rendirse al embrujo de Escocia.

Tanto si es usted escocés como si se siente escocés, si vive aquí o en otro país, aproveche los festivales de invierno para venir a Escocia a celebrar una cultura y un patrimonio tan especiales y únicos como son los nuestros. Venga a celebrar el día de San Andrés con nosotros, a pasar unas navidades mágicas, a disfrutar de un brillante Hogmanay o a festejar la  Noche de Burns. Escocia le ofrece un sin fin de eventos, diversión, buenas tiendas y un magnífico ambiente festivo para calentar las frías noches de invierno.