Imponentes montañas, brillantes lagos, densos bosques y kilómetros de playas doradas: los paisajes de Escocia le dejarán sin aliento. Recorra las suaves colinas y las tierras de cultivo de las Lowlands, y atraviese profundos valles rodeados de montañas en las Highlands.