Hermitage, Dunkeld

¿Hay algo más relajante que tumbarse en un banco cubierto de musgo, respirar hondo notando el olor a pino y recorrer con la vista los troncos de los árboles hasta ver el manto de hojas que los corona bajo un cielo azul? Los bosques son lugares maravillosos. Sus sentidos se mantienen alerta, su mente se evade, su corazón está pleno y usted se siente rejuvenecido. Explorar estos lugares es entrar en un mundo distinto y volver convertido en una persona nueva.

Los árboles son solo el principio...

Se escucha el murmullo constante de un río cercano. En ocasiones, el eco de un pájaro carpintero a lo lejos. El aire está perfumado de pino. Usted se encuentra en paz, rodeado de serenidad. Y lo mejor de todo: esta sensación le acompañará durante kilómetros en cualquier dirección. Siete de los diez bosques más grandes del Reino Unido se encuentran en Escocia. El mayor es el Parque Forestal de Galloway, con una superficie de 770 km2 de precioso manto verde. Descubrirá que Escocia es el lugar perfecto para explorar las maravillas naturales de los bosques y arboledas.

Diviértase viviendo como un castor

Sin duda, la mejor forma de disfrutar de nuestros bosques es vivir en ellos, aunque solo sea durante las vacaciones. Podrá convertirse en uno de los habitantes del bosque en Barend Holiday Village, en Dalbeattie, y en Forest Holidays, en Strathyre y Ardgarten, entre otros muchos santuarios apartados.

El bosque como santuario de la flora y la fauna silvestre

Siempre que camine por un bosque en Escocia, recuerde pararse a menudo y permanecer en absoluto silencio. Si no se mueve y tiene algo de suerte, podría encontrarse con algunas de las maravillosas criaturas que habitan estos lugares. Podría ver corzos, gamos, ciervos comunes y sicas, urogallos, ardillas, zorros, tejones, martas e incluso gatos monteses. Podría oír pájaros carpinteros, búhos y milanos reales marcando territorio en los árboles.

¿Preparado para sentir la magia?

Este invierno, visite El Bosque Encantado, en Pitlochry, para disfrutar de una experiencia al aire libre que hará volar su imaginación. Más de 46 000 visitantes disfrutaron de la mayor experiencia sonora y luminosa de Escocia en 2014.

Venga a ver castores en Knapdale

Los castores vivieron en libertad en Escocia hasta el siglo XVI, cuando la caza terminó con ellos. En 2009 regresaron y ahora campan a sus anchas por los árboles del bosque de Knapdale, en Argyll. Comience su aventura en el Centro de información de Barnluasgan, donde podrá saber más sobre los castores y su triunfal retorno a la que fue su tierra autóctona. Después, átese bien las botas y recorra la Ruta Detectivesca de los Castores, una ruta circular de tres horas (unos 5 km) a través del territorio de los castores alrededor de Dubh Loch y Loch Collie Bharr. Preste atención para ver árboles talados, troncos mordisqueados, canales para castores y, por supuesto, a los propios maestros de la construcción.

El lado salvaje de los bosques

Por supuesto, los bosques no son solo lugares de contemplación silenciosa, también pueden estar repletos de acción y aventura. Podrá recorrer a toda velocidad los bosques cercanos a Fort William en las Rutas de las Brujas, solo unas de nuestras numerosas y emocionantes rutas de ciclismo de montaña. De hecho, Fort William tiene una de las rutas en pendiente más difíciles del mundo, donde se suele celebrar la Copa del Mundo. También podrá probar la experiencia 'Go Ape' y hacer un recorrido entre las copas de los árboles en el parque forestal Queen Elizabeth.  

Centenario, grande y hermoso

Tenga cuidado de no hacerse daño en el cuello al observar el árbol más alto del Reino Unido, un abeto Douglas de 64,5 metros situado en el valle del Hermitage, cerca de Dunkeld.  Este árbol se encuentra en una plantación de grandes árboles, que nos da la impresión de estar en una catedral, situados en un claro a orillas del río Braan, en un ambiente de serenidad total.

El tejo  ubicado en la esquina del cementerio de la iglesia presbiteriana de Fortingall tenía 3 000 años de antigüedad cuando Cristo fue crucificado. Probablemente tenga 5 000 años, o incluso 9 000, y es el árbol más antiguo de Europa. Cuenta la leyenda que Poncio Pilato, el hombre que ordenó la muerte de Cristo, se sentó bajo sus ramas en su juventud (el ejército romano lo había destinado allí).

En los jardines de Cluny House podrá ver la conífera más ancha de Gran Bretaña, una secuoya gigante con un perímetro de 11 metros.

Política de cookies

VisitScotland usa cookies para mejorar tu experiencia en nuestra página web. Si usas nuestra página web, aceptas nuestro uso de las cookies. Para más información, lee nuestra nueva declaración de privacidad y cookies.