Cuando se trata de explorar Escocia, el trayecto es tan importante como el destino. Descubrirá que viajar a los lugares de mayor interés turístico es pan comido y, con un poco de planificación cuidadosa, incluso las áreas más remotas son de fácil acceso.

Así que ahora solo queda considerar cómo va a desplazarse. Afortunadamente el país está bien comunicado por una amplia red de transporte por carretera y por ferrocarril, con una gran variedad de opciones para llegar de un punto a otro. El transporte público ofrece trenes y autobuses a pueblos y ciudades de Escocia, así como a muchos pueblecitos y terminales de ferry. El acceso a las zonas y las islas más remotas es sencillo ya sea en coche, en ferry o en avión.