Consejos de viaje durante el coronavirus (COVID-19). En nuestra página web ahora puedes consultar qué negocios están abiertos y cuáles forman parte del programa “Good to Go”. Visita nuestra página web sobre las fases de la desescalada en Escocia y consejos para explorar nuestro país durante el Covid-19.

El Blog

Fotografía de la fauna escocesa: en búsqueda del gato montés, las nutrias y las águilas

Escocia es el hogar de una gran variedad de fauna salvaje, desde ardillas rojas, ciervos rojos y nutrias, hasta especies más exóticas y escurridizas como el gato montés escocés, focas, delfines y águilas. El fotógrafo de fauna salvaje y usuario de Instagram, George Turner, ha viajado por toda Escocia para intentar capturar las especies salvajes más famosas y ha documentado su viaje con sus propias palabras e imágenes para VisitScotland.

George looks out on the Quiraing, Skye

George contemplando el Quiraing, Skye| Foto de George Turner

“Cargado con mi cámara (y una mochila llena de teleobjetivos) dejé Southampton, en Inglaterra, para emprender mi largo viaje hacia el norte. ¿Mi objetivo? Encontrar, vivir y fotografiar la fantástica diversidad de la naturaleza escocesa.

Mi primera parada fue la salvaje y remota región de Assynt, en Wester Ross. Pocos visitantes viajan tan al norte, lo que lo convierte en el lugar perfecto para contemplar la fauna salvaje, sin que nadie te moleste. Encabezando mi lista para mis tres días en la zona, estaba el gato montés escocés, una especie endémica (y en peligro de extinción) del gato montés europeo, autóctono de Escocia.

En la búsqueda del gato montés en Wester Ross

Previo a mi viaje, había estado en contacto con varios investigadores, quienes me informaron que recientemente se habían avistado gatos monteses en la zona alrededor del lago Sionascaig. Debido a que suelen ser más activos al anochecer/amanecer, me dirigí en su búsqueda a las 4 de la mañana con mi cámara a cuestas.

Goat in Wester Ross

George divisa a una cabra en Wester Ross| Foto de George Turner

Iré al grano: No tuve mucha suerte. Tras estar sentado bajo la lluvia y vientos fuertes durante tres días, tanto al amanecer como al anochecer, el gato montés se me escapó. En un intento por cambiar las cosas, probé a subir parte de la montaña Stac Pollaidh, dónde planeé mi escondite y esperé.

Esta vez fue lo más cerca que estuve de él/ella. Al amanecer y cuando la oscuridad empezó a desaparecer, pude ver una cola de rayas musculares a unos 100 metros de distancia. No duró más que tres segundos y la visibilidad no era muy buena, por lo que no puedo confirmar si se trataba de un gato montés o un híbrido de este. ¡Dicho esto, me gustaría pensar que el gato hizo lo posible por no ser visto a pesar de mis esfuerzos!

Beach

La playa de Clachtoll en Assynt| Foto de George Turner

Mientras estaba en Assynt, aproveché para fotografiar los paisajes escoceses al amanecer y al atardecer. Debido a la escasa visibilidad y al hecho de que las icónicas montañas de la región desaparecieron tras las nubes, continué hacie el norte para ver las playas de Achmelvich y Clachtoll. ¡Si no fuese por el viento frío, podrías incluso llegar a pensar que estás en las islas Seychelles!

Águilas y puestas de sol en Skye

Continué mi camino rumbo hacia el sur, a la famosa isla de Skye. Había hecho una visita el diciembre pasado para disfrutar de sus espectaculares paisajes, pero esta vez quería explorar en profundidad todos los rincones que hacen que esta isla sea tan especial.

Highland Coo in Skye

Una vaca de las Tierras Altas en la isla de Skye | Foto de George Turner

A la mañana siguiente (mi amigo de Instagram @ali.horne y yo) nos levantamos antes del amanecer y caminamos hasta llegar al Quiraing. Subimos a la parte superior para disfrutar de las increíbles vistas, pero la madre naturaleza tenía otros planes en mente y fuimos azotados por el granizo, la nieve y la lluvia.

Habíamos oído que el clima era mejor en la parte sur de la isla, por lo que nos subimos a nuestros coches y condujimos hasta las Fairy Pools (piscinas de las hadas), escondidas en el Glen Brittle.

Las piscinas eran tan místicas como su propio nombre indica. Agua turquesa brillante, barrancos esculpidos por aguas bravas, pintorescas cascadas y el mejor telón de fondo posible: las Cuillin Hills.

Fairy Pools, Skye

Las icónicas piscinas de las hadas en la isla de Skye | Foto de George Turner

Tras unas horas, nos dirigimos al pequeño pueblo costero de Elgol, famoso por sus vistas de los Cuillins sobre el mar. Los lugareños nos dijeron que habían visto unas nutrias y pensé que tendría la oportunidad de verlas con mis propios ojos.

Sunset at Elgol

Atardecer en Elgol | Foto de George Turner

Desafortunadamente no vimos ninguna nutria… pero si vimos algunas águilas de cola blanca en la distancia. Verlas con la magnífica puesta de sol, fue la mejor compensación.

A la mañana siguiente, probamos suerte con el Quiraing (¡sí, otra vez!). Había nevado por la noche y las temperaturas habían bajado mucho, lo que hizo nuestro viaje hasta llegar allí bastante traicionero. ¿Nuestra recompensa al llegar? Las montañas de Trotternish y alrededores cubiertas de una preciosa luz dorada.

Sunset over the Quiraing

Puesta de sol sobre el Quiraing en la isla de Skye| Foto de George Turner

Tras nuestra visita, Ali regresó a su hogar en Glasgow y yo conduje en dirección sur hasta llegar a Argyll, para continuar mi búsqueda del gato montés y de la nutria. Alerta de Spoiler: Pude ver a uno de los dos…¿pero a cuál?

Nutrias en Argyll

Argyll es conocida por su diversa vida marina: ballenas, delfines, focas, nutrias, aves marinas. Cualquier cosa que se te ocurra, lo hay en Argyll. Con un sinfín de islas, lagos y bahías escondidas, no es de extrañar que tantos animales hayan hecho de Argyll su hogar.

Castle Stalker

El castillo de Stalker cerca de Oban, en Argyll | Foto de George Turner

Con mi base en Oban, pasé la mayor parte del tiempo en la desembocadura del lago Etive. Las oportunidades para sacar fotos en los alrededores de Oban y del castillo de Stalker (en la foto de arriba) eran infinitas. Mi decisión se vio recompensada.

Mi nuevo amigo sacó la cabeza del agua alrededor de las nueve de la mañana. Vi la estela en forma de V en el agua y seguí a la nutria hasta la orilla, sacando fotos sin parar. No duró más de 30 segundos, pero créeme: es un momento que nunca olvidaré.

Otter in Argyll

Nutria en el lago Etive, Argyll | Foto de George Turner

El día siguiente lo pasé en la costa boscosa de Lochgilphead, con la esperanza de poder fotografiar alguna ardilla roja, ya que en mis municipios natales de Dorset y Hampshire ya no existen. Lamentablemente no vi ninguna, pero los bellos paisajes fueron suficiente recompensa.

The Road

Carretera en Argyll | Foto de George Turner

De regreso al Aeropuerto de Glasgow para coger mi vuelo de vuelta a casa, pensé en mi tiempo en las Tierras Altas. Con vistas como las de la foto de arriba, no es difícil entender por qué me costó tanto dejarlas atrás, y más aún, mi plan para volver muy pronto.”

Para ver más fotos de George, visita su cuenta de Instagram y su página web.

Comentarios

Política de cookies

VisitScotland usa cookies para mejorar tu experiencia en nuestra página web. Si usas nuestra página web, aceptas nuestro uso de las cookies. Para más información, lee nuestra nueva declaración de privacidad y cookies.