Todos queremos comenzar con el pie derecho, y en Edimburgo es fácil hacerlo. Con un volcan inactivo, siete colinas, barrios de calles adoquinadas y tentadoras vistas a la vuelta de cada esquina, la capital es un lugar fabuloso para callejear.