El ambiente de cafeterías, tiendas boutique y vistas escénicas de St Andrews, convierten a esta ciudad en candidata ideal para pasar una completa mañana o tarde, ¡o incluso una semana!

Cuando pueda forzarse a dejar de tomar deliciosos cafés o interrumpir los regeneradores paseos por las preciosas playas, descubrirá que hay muchas más cosas increíbles que hacer y ver en esta ciudad.

Suba a lo más alto de la torre de la bellísima catedral medieval, o baje a las profundidades de un búnker nuclear secreto. ¡Y ni se le ocurra dejar St Andrews, la «cuna del golf», sin haber jugado unos hoyos!