Al final, no va ni a necesitar un coche para conocer Escocia. Ni un avión. Escocia ofrece algunas de las rutas en ferrocarril más emblemáticas del mundo, aparte de ser también una forma espectacular de viajar. 

Añádale a esto el poder deleitarse con unas vistas de postal según vaya pasando el tren y le garantizamos que, junto con sus encantadoras ciudades y su maravillosa arquitectura, Escocia le robará el corazón en un instante. No podrá negarlo cuando vaya subiendo por las cordilleras nevadas de las Highlands o pase fugazmente las verdes y onduladas colinas de las Lowlands.

Sea cual sea la ruta que escoja, descubrirá una tierra con una historia fascinante, una belleza natural de ensueño, una fabulosa fauna y un patrimonio espectacular que le harán querer bajarse del tren y conocer la zona.