Escocia se divide en cinco regiones productoras de whisky: Campbeltown, Highland, Islay, Lowland y Speyside. El lugar donde se produce el whisky puede tener una gran influencia en su sabor; cualquier elemento, desde el manantial de agua hasta la presencia de turba en la zona, se reflejará posteriormente en su sabor. Consulte las siguientes listas de destilerías donde seguro encontrará una cerca de usted que ofrezca un recorrido de sus instalaciones.