La Aurora Boreal (también llamada Aurora Polar), una maravilla natural que ha fascinado a la humanidad durante milenios, es un verdadero espectáculo de la naturaleza.

Aunque le sorprenda, el norte de Escocia se encuentra en la misma latitud que Stavanger, en Noruega, y la isla de Nunivak, en Alaska, lo que significa que tiene bastantes posibilidades de ver este fenómeno en su viaje a Escocia sin gastarse un dineral.

Empiece a planear su viaje para ver la próxima temporada de la Aurora Boreal

¿Cuándo se pueden ver las Auroras Boreales?

El otoño y el invierno, con sus largos periodos de oscuridad y la frecuencia de noches claras, son probablemente el mejor momento del año para disfrutar de este espectáculo. Las noches deben ser frías, los cielos deben estar despejados, los niveles de contaminación lumínica deben ser bajos y la actividad solar debe ser elevada. Quedarse despierto hasta el amanecer también puede ayudar.

¿Dónde verlas?

Aunque las zonas septentrionales de Escocia ofrecen más posibilidades de ver este fenómeno, la Aurora Boreal puede verse en cualquier parte del país si se dan las condiciones apropiadas y si la contaminación lumínica está al mínimo. Aquí tiene una lista con algunos de los mejores lugares para ver esta maravilla:

La explicación científica de esta maravilla visual

¿Qué ocasiona la Aurora Boreal?

El nombre de este increíble espectáculo proviene de Aurora, la diosa romana del amanecer y Boreas, el nombre griego del viento del norte. El fenómeno se produce cuando partículas cargadas chocan a gran velocidad con las líneas de los campos magnéticos situadas en las capas superiores de la atmósfera terrestre. Aunque el Sol se encuentra a millones y millones de kilómetros de distancia, es la razón por la que podemos contemplar este extraordinario espectáculo ya que, en forma de “viento solar”, proporciona la energía que pone en marcha este despliegue.

La Aurora puede presentarse con una enorme diversidad de colores, formas y diseños diferentes que iluminan el cielo nocturno con arcoíris de luz. Las variaciones de colores vienen determinadas por el tipo de partículas de gas que chocan con la atmósfera, y oscilan de verdes amarillentos a azules y violetas o a encendidas tonalidades rojas y naranjas. Las juguetonas cintas que serpentean por el cielo fluctúan y cambian constantemente, y pueden durar unos minutos o apenas unos segundos. Pero una cosa es segura, el resultado final es siempre sobrecogedor.

Política de cookies

VisitScotland usa cookies para mejorar tu experiencia en nuestra página web. Si usas nuestra página web, aceptas nuestro uso de las cookies. Para más información, lee nuestra nueva declaración de privacidad y cookies.