Selkirk Common Riding, Scottish Borders

Cada verano, los pueblos de las Scottish Borders celebran los Common Ridings, uno de los festivales ecuestres más antiguos del mundo. Los ridings no solo son un espectáculo inolvidable de arte ecuestre, pompa y espíritu comunitario. Son una tradición vivida con auténtico fervor por la gente de la zona y un homenaje a la auténtica identidad de la región, moldeada en muchos aspectos por su tumultuoso pasado.

Uno de los secretos mejores guardados de Gran Bretaña. Un festival ecuestre que combina la emoción de los San Fermines de Pamplona con el beber del Octoberfest de Munich.

Fiesta del Mundo: Guía de los Mejores Festivales del Mundo

Raíces profundas

La historia de las Scottish Borders está estrechamente ligada a la turbulenta época de los Borders Reivers (los Rateros de las Borders); el nombre dado a los despiadados ladrones y bandidos que saqueaban las tierras a ambos lados de la frontera anglo-escocesa entre finales del siglo XIII y principios del siglo XVII.

Hoy día, durante el verano, la gente de la zona conmemora, con la fiesta conocida como Return of the Ridings, aquella época en la que sus antepasados patrullaban a caballo las fronteras de sus poblados, defendiéndolas de estos temibles saqueadores.

Orgullosa tradición

Hoy día, estas coloridas celebraciones tienen lugar en 11 de los pueblos de la región, siendo Hawick, Selkirk, Langholm y Lauder los que aseguran ser escenario de los ridings más antiguos. Cada localidad celebra esta tradición en su propio estilo. Algunos pueden llegar a durar hasta dos semanas, pero todos tienen en común numerosas cabalgadas, barbacoas, deportes tradicionales, juegos, música y bebidas típicas.

Política de cookies

VisitScotland usa cookies para mejorar tu experiencia en nuestra página web. Si usas nuestra página web, aceptas nuestro uso de las cookies. Para más información, lee nuestra nueva declaración de privacidad y cookies.