La próxima vez que decidas salir a caminar, conoce un aspecto diferente de Escocia recorriendo algunos de los paisajes más bellos del país.

Cada una de estas maravillas del senderismo ofrece una excepcional visión del patrimonio natural de Escocia, con cumbres en plena ciudad, ascenso a montañas, así como senderos que bordean la costa e incluso algún valle escondido.

1. Ruta del viaducto de Glenfinnan

  Glenfinnan viaduct and Loch Shiel
Viaducto de Glenfinnan y Loch Shiel. Image © VisitScotland / Airborne Lens, all rights reserved.

Quizás solo hayas podido detenerte para sacar una rápida foto del majestuoso viaducto, o para apaciguar a los niños llevándolos a ver el puente de ferrocarril de las películas de Harry Potter, pero si el tiempo lo permite y llevas el calzado apropiado, ¿por qué no te quedas un rato y disfrutas del aire fresco realizando una ruta de una o dos horas?

La Ruta del viaducto de Glenfinnan tiene 4 km de longitud y compensa por las vistas de Loch Shiel, así como por la visita al conmovedor monumento de Glenfinnan, homenaje a los miembros de los clanes jacobitas que fue erigido en 1815.

2. Arthur’s Seat

Senderistas

Este volcán extinto, situado en pleno Holyrood Park, se alza sobre la ciudad de Edimburgo. Puedes subir a Arthur´s Seat realizando una caminata relajada y agradable de 4,75 km a través de varias rutas, con algunas zonas escarpadas y rocosas antes de llegar a la cima. Un esfuerzo que merece la pena para disfrutar de las impresionantes vistas de la ciudad.

Edimburgo es una ciudad de relieve accidentado siendo Arthur’s Seat una de sus siete emblemáticas colinas. Las otras seis son Calton Hill, Castle Hill, Corstorphine Hill, Craiglockhart Hill, Blackford Hill y Braid Hill, y subir a cualquiera de ellas te llevará menos de dos horas. Así que: ponte zapatos cómodos y empieza a caminar por Edimburgo.

3. La West Highland Way

Snaid Burn, Inversnaid
Snaid Burn cerca de Inversnaid

La West Highland Way (o ruta de las Highlands occidentales) que se extiende a lo largo de 154 km entre Milngavie y Fort William, constituye un excelente desafío que puede dividirse  en tramos más breves si el tiempo (o la energía) no te permiten recorrer la ruta al completo de una sola vez.

Por ejemplo, el tramo de 11,2 km desde Inversnaid a Ardlui e Inverarnan, en el Parque Nacional del Lago Lomond y los Trossachs, se realiza en aproximadamente siete horas y requiere un gran esfuerzo. Se considera la parte más ardua de la ruta y, sin duda, sentirás que te has ganado un merecido descanso al final del día.

4. Ben Nevis

Ben Nevis

Conocido por los lugareños como "The Ben", Ben Nevis, situado en las proximidades de la pequeña ciudad de Fort William en Lochaber, alcanza una altitud de 1345 m. El sendero principal hacia la cima atrae a miles de visitantes cada año. El trayecto se describe a menudo como de ascenso lento pero constante, y completarlo suele llevar de seis a siete horas de media, con numerosas paradas para beber agua y alguna que otra para sentarse.

Al ser la montaña más alta del Reino Unido, es muy probable que encuentres algo de nieve durante la subida, incluso durante el verano. Según la mayoría, la mejor época del año para el ascenso del año es entre junio y octubre, pero sea cual sea el momento en que planeas ir, asegúrate de poner tu seguridad ante todo y seguir los consejos sobre cómo orientarte en Ben Nevis.

5. Coire Gabhail

Glencoe Highlandso

Situado en las Highlands occidentales, Glen Coe, en las Highlands occidentales es famoso por sus evocadores picos, su sangrienta historia y por haber aparecido en una peliculilla poco conocida sobre un espía llamado James Bond (¿te suena?).

Asimismo, es el punto de partida para un sinfín de rutas impresionantes.

Adéntrate en el oculto mundo de Coire Gabhail, conocido como el Valle Perdido, para enfrentarte a un recorrido accidentado pero transitable de unas dos o tres horas de duración a través de 4 km de impresionantes paisajes de montaña. Además no se trata simplemente de un hermoso lugar en el que sacar fotos, también cuenta con una interesante historia: se dice que era el lugar utilizado por el clan Macdonald para ocultar el ganado que robaban a sus vecinos.

6. La Ruta Costera de Fife

Dysart harbour
Antigua casa del oficial de Autoridad Portuaria, Dysart. Imagen © Fife Council / Paul Watt, reservados todos los derechos.

Esta magnífica ruta se encuentra situada en la costa oriental de Escocia. La Ruta Costera de Fife abarca 188 km desde Kincardine, al sur de Fife, hasta Newburgh, a orillas del río Tay. ¿Por qué no eliges un tramo, como la ruta de 19,3 km entre Burntisland y East Wemyss, para disfrutar de una excelente excursión? No te pierda el fascinante Centro Costero para visitantes en la antigua casa del oficial de Autoridad Portuaria en Dysart, a las afueras de Kircaldy, donde podrás explorar la historia del puerto y encontrar información sobre la Ruta Costera de Fife. Observa la Torre de St Serf, del siglo XIII, y las encantadoras casitas de Pan Ha', también en Dysart.

7. Un paseo por la costa desde la bahía de Tobermory hasta Aros Park

Tobermory 
Tobermory, Isla de Mull

Sal a estirar las piernas con este trayecto de dos horas que asciende bordeando la bahía de Tobermory, en la Isla de Mull , y asómate entre las hojas de árboles y arbustos para admirar las vistas de los coloridos edificios que se encuentran tanto cerca de la orilla como hacia el interior. Esta ruta costera, de 5,5 km de longitud, está salpicada de zonas de pícnic y miradores, y se extiende hasta Aros Park y el diminuto Loch a'Ghurrabain, que puedes bordear antes de tomar el camino de vuelta.

Otro paseo, desde el otro extremo de la calle principal te llevará al faro de Tobermory, un lugar pintoresco desde donde podrás disfrutar de vistas de la Escocia continental.