Rosslyn Chapel, Roslin

Hay tanto que ver y hacer en la capital de Escocia que es fácil pasar varios días explorando sus calles y atracciones es lo más sencillo del mundo. Pero si le apetece ver lo que hay más allá de los límites de la ciudad, también encontrará infinidad de posibilidades. Le sorprenderá saber cuántas cosas es posible visitar en un día, sobre todo si tiene en cuenta la posición céntrica de Edimburgo: desde bellas comunidades en la costa a emblemáticos paisajes de las Highlands.

Y también cuenta con diversas opciones para viajar: usando transporte público, con su propio coche o uno de alquiler o contratando una excursión organizada. Y si su sueño es visitar una isla escocesa, ¡puede incluso volar hasta una de ellas! Aquí tiene algunas ideas para excursiones de un día desde Edimburgo:

¡Siéntese, relájese y disfrute del viaje! Hay operadores turísticos que organizan pequeñas excursiones en autocar desde Edimburgo y realmente saben cómo aprovechar al máximo un día fuera de la ciudad. Sus amables guías siempre están encantados de compartir un montón de información interesante sobre la zona que se visita. Estas empresas incluyen Haggis Adventures, Timberbush Tours, Highland Experience, Rabbies, Gray Line Tours y Highland Explorer Tours.

Diríjase al sur de la ciudad hasta la evocadora Capilla de Rosslyn, la cual aparece en la película de El Código Da Vinci, y luego visite los encantadores paisajes de los Borders escoceses. O puede reservar una visita guiada a la histórica ciudad de St Andrews, al norte de Edimburgo, en la región de Fife, para disfrutar de la belleza de sus playas y los restos en ruinas de su catedral.

Las visitas guiadas van desde Edimburgo hasta las Highlands, donde puede encontrar escenarios tan sobrecogedores como Glencoe y Loch Ness. O elija una excursión que le lleve al Parque Nacional de Loch Lomond y los Trossachs y haga una parada para ver los imponentes Kelpies de Andy Scott, dos enormes esculturas de cabezas equinas. Y si le interesa probar el <i>whisky</i> en su lugar de origen, opte por una excursión de un día que incluya una visita a una destilería. ¡Slàinte mhath!

Edimburgo está excelentemente comunicado por tren y autobús, por lo que hay una amplia oferta de destinos a los que se puede llegar utilizando transporte público. Diríjase a la estación de Waverley, suba a bordo de un tren con destino a la encantadora población de North Berwick y en tan solo 30 minutos podrá estar bañándose en la playa o dando un paseo junto al mar tomando un helado.

Un viaje en tren de media hora en la dirección contraria le llevará hasta Linlithgow, donde puede visitar las impresionantes ruinas del Palacio de Linlithgow. Para un día repleto de historia, vuelva a subir al tren y baje en Stirling, donde puede explorar su increíble castillo y otros monumentos históricos.

Recorra la nueva línea de tren, Borders Railway, para descubrir las maravillas de Midlothian y los Borders escoceses. O si lo prefiere, puede dirigirse al Oeste para comparar y contrastar las dos ciudades más grandes de Escocia y para disfrutar de una jornada de compras, cultura y de la singular energía de la ciudad de Glasgow.

Con la libertad que proporciona un coche, podrá visitar cualquiera de los lugares a los que se  puede llegar con un tour o en transporte público, pero además hay otras fantásticas rutas para realizar un pequeño viaje de carretera. Puede seguir una de las Rutas turísticas nacionales: la Ruta turística del Valle del Forth abarca una completa selección de atracciones turísticas, entre las que se incluyen la Rueda de Falkirk, los Kelpies y el Centro de Visitantes de la Batalla de Bannockburn.

Cruce la última maravilla de la ingeniería escocesa, el Queensferry Crossing que salva el Firth of Forth y conecta Edimburgo con Fife. Para disfrutar de la brisa marina, tome la Ruta de la costa de Fife y recorra este encantador tramo de litoral serpenteando entre las bellas localidades de East Neuk. Vuelva por la misma ruta y haga una parada para degustar un plato de pescado frito en el mundialmente famoso Anstruther Fish Bar.

¿Preparado para un poco de actividad física? Glentress, cerca de Peebles, en los Borders Escoceses, es sede de uno de los centros de ciclismo de montaña 7stanes y está a tan solo una hora de coche de la ciudad. El centro permite explorar senderos de distintos grados de dificultad y es posible alquilar bicicletas en la tienda de bicicletas Glentress Peel. O, para los más aventureros el circuito arbóreo de Go Ape!. Un viaje en coche de 40 minutos en dirección Este le conducirá a Dunbar, en East Lothian, donde convenientemente ataviado con un traje de neopreno puede practicar <i>wakeboarding</i> por cable o completar un circuito de cuerdas sobre el agua con Foxlake Adventures, o bien hacer surf en las aguas de la bahía de Belhaven con la escuela de surf Coast to Coast.

Para la mayoría de nosotros, realizar un viaje en avión solo para una excursión de un día puede resultar un poco extravagante (¡especialmente si ya ha llegado a Edimburgo en avión!). Pero aquellos que cuenten con poco tiempo, tienen la opción de realizar un corto vuelo desde el aeropuerto de Edimburgo y descubrir una parte de Escocia completamente diferente en un solo día.

Cambie los edificios de Edimburgo por los prehistóricos menhires de la isla de Lewis. Vuele por la mañana a Stornoway, en las Hébridas Exteriores, con LoganAir y, una vez allí, alquile un coche o reserve una visita guiada para ver algunos de los principales puntos de interés. En el propio Stornoway tiene el Museo nan Eilean, en el Castillo de Lews, y el Centro del Telar de Lewis, donde puede descubrir más información sobre la historia y el patrimonio de la isla. Asegúrese de visitar los impresionantes menhires de Calanais y, si tiene con tiempo, vaya a dar un paseo por alguna de las playas, como la playa de Garry en Tolsta.

O escoja una excursión de un día por ruta aérea hasta las Orcadas con un vuelo de LoganAir. Aterrizará en Kirkwall por la mañana, donde puede explorar esta bonita ciudad costera y sus lugares de interés, como el Museo de las Orcadas, el Palacio de Earl y la Catedral de St Magnus. Cruce la isla para visitar Skara Brae, los restos arqueológicos de un poblado prehistórico, y el misterioso crómlech del Anillo de Brodgar. Tome un vuelo de regreso por la tarde y puede estar de vuelta en Edimburgo para la hora de la cena.

Política de cookies

VisitScotland usa cookies para mejorar tu experiencia en nuestra página web. Si usas nuestra página web, aceptas nuestro uso de las cookies. Para más información, lee nuestra nueva declaración de privacidad y cookies.